SIN CAMBIO DE ESTRATEGIA CONTRA EL GRIMEN, OLGA SÁNCHEZ CORDERO PIDE MÁS DINERO PARA ATACAR LA INSEGURIDAD PÚBLICA


Ricardo Ravelo /La Opinión de México
La crisis de seguridad que enfrenta el país debido a las disputas entre los cárteles debe superarse y para ello es necesario reforzar económicamente a la Guardia Nacional.
Esta fue la petición que hizo la secretaría de GobernaciónOlga Sánchez Cordero, en la Cámara de Diputados, quien además dijo que el presupuesto para enfrentar la inseguridad pública en el país debe aumentar.
El tema de la inseguridad pública y la crisis económica son las dos asignaturas que todavía tiene pendiente por resolver el gobierno de la llamada Cuarta Transformación.
En el primer punto, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha planteado diversos plazos para resolver el principal problema del país. Desde su campaña política, en 2018, dijo que su compromiso era atacar la corrupción y serenar el territorio.
Ante los embates del crimen, López Obrador expuso que en seis meses el problema estaría resuelto. Luego, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, señaló que hablar de seis meses era irresponsable, ya que el problema es muy complejo. Sin embargo, dijo que en tres años, a lo mucho, el problema de la inseguridad pública estaría resuelto.
Parte de la solución fue poner en marcha a la Guardia Nacional, la que inició sus tareas a principios de este año en MinatitlánVeracruz, luego de que un empleado de Petróleos Mexicanos abrió fuego en una fiesta contra varias personas. El saldo fue de diez personas acribilladas.
Se dijo entonces que la matanza obedeció a un problema relacionado con drogas, pues el dueño de un bar que estaba presente en la fiesta el día del multihomicidio se había negado a pagar el llamado derecho de piso impuesto por miembros del cártel de Jalisco Nueva Generación.
Hechos como estos se han multiplicado en todo el país. En la zona sur de Veracruz, por ejemplo, hace poco más de un mes ocurrió otro evento violento cuando presuntos miembros del cártel de Jalisco prendieron fuego al bar “El Caballo Blanco”, donde murieron 30 personas, entre ellos, varios extranjeros.
Aun con la presencia de la Guardia Nacional, el nivel de violencia no ceja en el país, pues los elementos de seguridad, hasta ahora, no sólo son insuficientes sino que no han podido frenar los embates del crimen organizado.
Por otra parte, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha sido cuestionado porque hasta ahora no se cuenta con una estrategia para enfrentar al crimen organizado. El propio presidente ha dicho que él no usará la violencia y pide a los criminales “que se porten bien”.
Sin embargo, el crimen sigue causando estragos en todo el país. Existen estados de la República, como Michoacán , Morelos y Veracruz, donde los gobierno estatales están completamente rebasados por la oleada de violencia.
En el primer estado, el Cártel de Jalisco ingresó al territorio para controlarlo. Cabe destacar que Michoacán es una entidad estratégica para el narcotráfico: es la puerta más importante en la ruta del Pacífico.
En Morelos la disputa se centra entre el cártel de “Los Rojos” y “Guerreros Unidos”. Esta lucha por el control del estado ha dejado cientos de asesinatos y desapariciones. El gobernador Cuauhtémoc Blanco ha dicho que el elevado nivel de violencia tiene que ver con el reacomodo de grupos criminales, ocasionada luego de la captura de Santiago Mazari, “El Carrete”, otrora poderoso jefe de “Los Rojos”.
Y en Veracruz el grupo que manda es el Cártel de Jalisco, pues en varias zonas de esa entidad ha desplazado a Los Zetas, quienes arribaron a Veracruz a finales de la década de los noventa.
Actualmente, ambos grupos están enfrentados, por lo que la violencia se ha desatado en toda la entidad con elevados saldos de muertes, desapariciones y eventos casi terroristas generados por presuntos miembros de esa organización criminal.
La polémica respecto al combate del crimen organizado por parte del gobierno federal se polarizó recientemente cuando la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo que el gobierno estaba negociando con grupos criminales.
Dijo también que las pláticas iban avanzando y que los miembros de esos grupos criminales –no se refirió a algún cártel en particular –estaban dispuestos a soltar sus armas porque lo que querían era la paz y no la guerra.
López Obrador desmintió a Sánchez Cordero: dijo que el Estado tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad y que no existen negociaciones con ningún grupo criminal.
Lo cierto es que en Michoacán la secretaría de Gobernación envió a varios funcionarios para entablar pláticas con ciertos grupos del crimen organizado, aunque no se dijo qué grupos ni qué se estaba negociando con ellos. Según lo que expuso Sánchez Cordero, estaban negociando el cese de la violencia.
La crisis de inseguridad que enfrenta el país no tiene para cuando resolverse. De acuerdo con expertos en el tema, como el doctor Edgardo Buscaglia, sostienen que la causa del elevado nivel de violencia tiene que ver con el vacío de Estado.
Este vacío –dice Buscaglia –es el principal caldo de cultivo que permite que el crimen organizado florezca. Y para que el gobierno resuelva el problema lo que debe hacer es aplicar la ley en los territorios donde los criminales son los que imponen sus decisiones.
De igual forma se debe proceder en contra de los políticos y empresarios que están vinculados con el crimen. La secretaría de Hacienda, a través de la Unidad de Inteligencia Financiera, debe tener un mapeo de las empresas relacionadas con el lavado de dinero, a fin de que se frene esa actividad criminal.
Y es que el crimen organizado está presente en todas partes y ha penetrado, inclusive, a las estructuras políticas del país: a nivel municipal, por ejemplo, el crimen organizado ha infiltrado al 80 por ciento de los municipios, lo que indica que los criminales ya disponen de poder político.
Este fenómeno incrementa los niveles de inseguridad, pues en cada municipio las policías operan al servicio de los cárteles. A esto se debe en gran medida la violencia que enfrenta el país, pues en lugar de atender las causas de la inseguridad los cuerpos de policía se encargan de brindar protección a los capos de la droga.
De acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública, son veinte estados del país donde se concentra la mayor violencia, pues los cárteles han extendido sus tentáculos y están operando al amparo de autoridades municipales y estatales.
Este problema parece que no lo quiere ver el presidente, pues en sus intervenciones mañaneras no ha mencionado el alto nivel de corrupción que existe entre las autoridades municipales y el crimen organizado.
La secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que el crimen organizado sigue generando estragos en el país y dijo que la inseguridad es el principal problema que enfrenta México.
Por ello, pidió a los legisladores dotar de recursos el área de la seguridad, apoyar económicamente a la Guardia Nacional, a fin de que se aumente el número de sus efectivos y se de cobertura en todo el territorio.
Sin embargo, Sánchez Cordero no mencionó nada respecto a un cambio de estrategia para enfrentar al crimen, pues su discurso ante los legisladores se centró en que doten de recursos a la Guardia Nacional y se contemple en el paquete económico 2020.
Share on Google Plus

About La Opinión de México

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 Comments:

Publicar un comentario

Entradas populares

LO MÁS POPULAR