CULPA DE AMLO; EJÉRCITO HUMILLADO


*A un año de su triunfo electoral, el presidente López Obrador dijo: “Si por mí fuera, yo desaparecería al Ejército y lo convertiría en Guardia Nacional, declararía que México es un país pacifista que no necesita Ejército y que la defensa de la nación, en el caso de que fuese necesaria, la haríamos todos”. Y en la práctica lo está haciendo. En unos cuantos meses se perdió el respeto y, en ciertas circunstancias, hasta temor ciudadano al Ejército; ahora, no solamente son emboscados, agredidos y humillados, sino hasta asesinados. De nada sirve que nuestro Ejército figure entre uno de los más poderosos de América, después de Estados Unidos, Brasil y Canadá, de acuerdo con el ranking mundial Global Fire Power (GFP) 2019, si por órdenes de su Comandante Supremo no puede actuar ni siquiera para responder ante agresiones en su contra. Están atados de manos. La cuestión es qué pueden hacer la tropa y algunos de sus mandos medios ante el nuevo gobierno que tiene una perspectiva equivocada de lo que sucede en el país ante el creciente poder de los criminales. En lo que va del año 15 soldados han sido asesinados; en fechas recientes tres fueron emboscados y muertos en la sierra de Guerrero y otro más en Chiapas. Con la orden de no defenderse, López Obrador ha colocado al Ejército como blanco de las barbaries de los grupos criminales. Eso no se lo merece nuestro Ejército. Con esta “estrategia” el presidente de México va a acabar con el prestigio del instituto armado. A los soldados y sus mandos los apalean, los retienen, les cierran el paso, los amarran, les dan de escobazos y balazos. Tiene que revocarse la orden presidencial que impide a los soldados defenderse -incluso proveérseles instrumentos no letales- y castigarse estos actos como lo que son: agresiones, lesiones, asesinatos, atentados contra la autoridad.

STAFF LA OPINIÓN DE MÉXICO

Ciudad de México.- El presidente López Obrador parece ignorar que se encuentra al mando de uno de los ejércitos más poderosos de América, ya que de acuerdo con el ranking mundial Global Fire Power (GFP) 2019, el poderío militar del Ejército mexicano solamente es superado por las fuerzas armadas de Estados Unidos, Brasil y Canadá.

El ranking de GFP evaluó los ejércitos de 137 países bajo 55 indicadores como el número total de tropas, sus recursos, capacidades de explotación y protección, su situación geográfica, así como el armamento con el que cuentan.

Esta medición se centra en la cantidad, ignorando las diferencias cualitativas de cada ejército.

El Ejército mexicano cuenta con 277 mil militares en servicio y 81 mil 500 elementos de reserva, un total de 358 mil 500 efectivos militares. Además, el país tiene 49 millones de habitantes potencialmente adecuados para ir a la guerra en caso de ser necesario.

Para el combate terrestre, el poderío militar de México incluye 695 vehículos de combate y 375 vehículos de artillería de campaña.

En cuanto a su flota aérea, el Ejército mexicano cuenta con 493 aviones de combate y 205 helicópteros para uso militar.

Además, la flota naval mexicana está compuesta por 143 naves, de las cuales, 122 son buques patrulla destinados a la vigilancia en aguas litorales.

A nivel internacional, el poderío militar de México se encuentra en el lugar 34 de 137 países evaluados por el Global Fire Power (GFP) 2019; sin embargo, el Ejército mexicano descendió dos posiciones con respecto al ranking de 2018, en el que obtuvo el puesto 32.

En una entrevista que le concedió a un diario de circulación nacional a un año de haber ganado las elecciones, López Obrador dijo que desearía desaparecer el Ejército pero que por las resistencias, no podía.

“Si por mí fuera, yo desaparecería al Ejército y lo convertiría en Guardia Nacional, declararía que México es un país pacifista que no necesita Ejército y que la defensa de la nación, en el caso de que fuese necesaria, la haríamos todos”, dijo el mandatario.

“El Ejército y la Marina se convertirían en Guardia Nacional para garantizar la seguridad”, agregó. “(Pero) no lo puedo hacer porque hay resistencias. Una cosa es lo deseable y, otra, lo posible”.

En los hechos, el Presidente está logrando su propósito, pues pretende que la Guardia Nacional se integre por unos 150 mil elementos, en su mayoría prevenientes del Ejército y la Marina.

Sin embargo, los hechos recientes nos muestran que el Ejército ha dejado de inspirar respeto y ante ciertas circunstancias hasta temor, como solía suceder en el pasado.

El único responsable del deterioro de la imagen y de la supremacía del Ejército mexicano, es el Presidente al girar instrucciones precisas de que no respondan a ningún tipo de agresiones, lo que ha provocado que sean agredidos, humillados y hasta asesinados.

En redes sociales circulan videos donde claramente se ve que el Ejército ni siquiera puede ingresar a aquellos territorios controlados por el crimen organizado, toda vez que los pobladores se lo impiden de manera por demás violenta.

Tal vez el hecho más vergonzoso fue el acontecido en La Huacana, Michoacán, donde un grupo de militares fue detenido, golpeado y desarmado por los pobladores –al parecer al servicio del Cartel de Jalisco Nueva Generación- como respuesta a un decomiso de armas que se realizó en la zona y donde el Ejército retiró armamento a un presunto grupo de autodefensa.

A través de videos que circularon por las redes sociales, se pudo observar cómo un grupo de efectivos del Ejército es rodeado y despojado de sus armas por algunos pobladores.

Esta situación se presentó por la protesta de hombres y mujeres de la comunidad a quienes les fueron retiradas sus armas, entre las que se presume se encontraba un fusil tipo Barret, que tiene la capacidad para derribar a un helicóptero.

La devolución de las armas era la condición para liberar a los soldados. En los videos difundidos se puede ver a los pobladores acorralar a los elementos, mientras exigen la devolución de las armas.

Los elementos castrenses fueron despojados de teléfonos celulares, radios de comunicación y armas largas y cortas. Los inconformes exigieron a mandos castrenses el regreso del arsenal que fue decomisado.

La escena se repitió en Los Reyes, Michoacán, donde se agredió a los soldados con palas, garrotes, piedras, de acuerdo al video que se difundió ampliamente.

Inaceptable que AMLO les prohíba defenderse

Los hechos de La Huacana generaron una serie de reacciones por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y de actores políticos, entre éstos, el ex presidente Felipe Calderón, quien a través de su cuenta de Twitter condenó la agresión a los militares.

“Tiene que revocarse la orden presidencial que impide a los soldados defenderse”, escribió el ex presidente.

¡Es inaceptable! Tiene que revocarse la orden presidencial que impide a los soldados defenderse -incluso proveérseles instrumentos no letales- y castigarse estos actos como lo que son: agresiones, lesiones, atentados contra la autoridad. ¡Los militares también tienen derechos humanos!

La analista política, Alejandra Cullen, calificó lo sucedido en La Huacana como una situación delicada y una señal de debilidad por parte del gobierno federal.

“El tener indefensos a los militares hace que no tengan capacidad, ni siquiera margen de negociación ante los agresores; nunca se ha visto un evento de esta naturaleza. Se abre un espacio extraordinario para los delincuentes, para los cárteles, incluso los puros grupos de huachicoleros o grupos sociales que quieran hacer y prevalecer en sus propias comunidades”, dijo la especialista.

La CNDH manifestó su rechazo a las agresiones y retención contra el personal militar y subrayó que bajo ningún supuesto debe hacerse uso de la fuerza y la violencia para solicitar o exigir planteamiento alguno a las autoridades.

El organismo exigió a las autoridades competentes investigar los hechos y determinar lo que en derecho proceda, así como a que se preserve la seguridad e integridad del personal militar y se prevengan hechos de difícil o imposible reparación.

La CNDH sostuvo que es preciso que las autoridades tengan protocolos de actuación y estrategias para la atención de estos casos y evitar que se presenten pérdidas de vida cuando se detectan las amenazas y se actúa debidamente para controlarlas.

El organismo consideró de vital importancia implementar medidas eficaces y pertinentes que reviertan la situación de violencia e inseguridad en diversas regiones del país, en un marco de fomento a la legalidad, respeto y cumplimiento de la ley y de los derechos fundamentales.

Sobre el caso, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dijo que para evitar una desgracia fue que se tomó la decisión de devolver el armamento que se había asegurado a pobladores de La Huacana, a quienes se les vincula con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

La dependencia destacó que había la opción de que ingresara un mayor número de efectivos para rescatar a los once militares que fueron retenidos; sin embargo, se optó por devolver el armamento, con el fin de evitar dañar a la población civil y preservar la vida de los soldados.

La Sedena destacó que ante esta situación y con la finalidad de no provocar una desgracia, como la que habría ocurrido si hubieran hecho uso de sus armas, los soldados entregaron su armamento.

El desenlace de este evento solamente demuestra el alto grado de vulnerabilidad en que se encuentra el Ejército por las órdenes del Presidente de no responder a ningún tipo de agresión, lo que lleva a la conclusión de que la sociedad está totalmente desprotegida y a merced de los grupos criminales.

Igual, en junio pasado, un grupo de 20 militares fue emboscado en Guerrero cuando circulaban por la comunidad del Jilguero, en la cabecera municipal de Tlacotepec, donde cuatro soldados murieron y cinco sicarios perdieron la vida.

Los hechos se registraron cuando los militares patrullaban la zona como parte de su operativo de seguridad, pero antes de llegar a la comunidad del Jilguero fueron atacados con armas de grueso calibre por un grupo de sicarios.

Los soldados repelieron la agresión dejando un saldo de cinco sicarios muertos, que estaban escondidos entre la maleza. Por parte de las fuerzas castrenses se registraron cuatro muertos y al menos 10 heridos.

El respeto y hasta temor ciudadano que por años existió ante los soldados del Ejército, actualmente convertido en Guardia Nacional al lado de marinos y policías federales, lo tiró a la basura el presidente López Obrador en unos cuantos meses de gobierno, pues no solamente son agredidos, retenidos y emboscados, sino hasta asesinados.

En lo que va del gobierno de AMLO van 15 militares asesinados, contando los tres que murieron en la emboscada en la sierra de Guerrero y el deceso de uno más en Bochil, Chiapas.

La postura del Presidente sobre la situación que prevalece en el país en cuanto a la ola de crímenes y ejecuciones y la debilidad del Ejército ha quedado muy clara en sus discursos y se puede resumir en una breve platica con un ciudadano que le pide la presencia militar ante la inseguridad y AMLO le contesta: “El narco también es pueblo. Son seres humanos”.

Con esas respuestas y luego de sus reiterados discursos de “abrazos no balazos”, solamente nos queda concluir que el Presidente está decidido a cogobernar con el narcotráfico y el crimen organizado.
Share on Google Plus

About La Opinión de México

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

1 Comments:

  1. Lo qué no es ACEPTABLE es qué MÉXICO teniendo tantas riquezas naturales y energeticas , siga siendo un PAÍS TERCERMUNDISTA , .. ( Japón , Alemánia , Francia , Inglaterra , etc.etc ) después de la 2da guerra mundial , quedaron LITERALMENTE ARRASADAS , estás naciones, y hoy por hoy , están 100 % ciento mejor que MÉXICO , 😠 en todos los aspectos . ■ Éstos malditos GOBIERNOS NEOLIBERALES , ni siquiera han fueron capaces de dar un "SALARIO " DIGNO A LOS TRABAJADORES MÉXICANOS . Sólo entregaron los recursos energéticos a los INTERESES EXTRAJEROS .

    ResponderEliminar

Entradas populares

LO MÁS POPULAR