POR INEFICIENTE, DESTITUYEN AL FISCAL DE VERACRUZ



- Tenía presuntos vínculos criminales
- Obstruía la procuración de justicia
- Winkler Yunes, una dupla perniciosa
- Atribuyen la destitución a una orden de AMLO

Ricardo Ravelo/La Opinión de México

Después de un largo conflicto personal y político y tras los embates imparables de la delincuencia organizada en Veracruz, por fin los diputados del Congresoveracruzanos se pudieron las pilas para remover del cargo al fiscal Jorge Winkler, un personaje de negra historia que obedecía a las órdenes del exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Esta mañana, después de nueve meses de enfrentamientos, Winkler fue corrido del gobierno y, tras verse sorprendido con la remoción, que seguramente no esperaba, sostuvo que su destitución es ilegal y culpó de ello al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Winkler fue fiscal durante el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares y, al concluir el gobierno el exgobernador quiso contar con un guardaespaldas e impuso por un periodo de nueve años a Jorge Winkler como Fiscal General del Estado.
La historia de Winkler refiere que fue empleado de Yunes Linares, abogado de su familia, además de ser un incondicional del ahora exgobernador, quien, por cierto, está peleando mantener el control del Partido Acción Nacional (PAN) con miras concretar su proyecto anhelado: que su hijo Fernando Yunes sea gobernador de Veracruz.

La salida de Winkler, en efecto, no pudo tener otra razón más que una orden presidencial, ya que en varias ocasiones quisieron removerlo del cargo, por incompetente, y extrañamente los diputados nunca se ponían de acuerdo para lograr una mayoría, pese a que Morena ganó casi todas las curules en el Congreso de Veracruz.

Razones había de sobra para remover a Winkler y fue precisamente su incompetencia la que se consideró como la principal causa para que fuera destituido del cargo. Con ello, pierde fuerza en el estado de Veracruz el exgobernador Yunes, quien además de tener controlada la fiscalía también manda en el Poder Judicial a través de su amigo y socio Edel Álvarez Peña, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado.
Cabe decir que durante el gobierno de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte, el cártel de Los Zetas operó con todo su esplendor en el estado. Los Zetas en realidad se convirtieron en una verdadera franquicia criminal.

Pero tras la derrota de PRI en 2016, Javier Duarte de Ochoa terminó prófugo y después encarcelado y Yunes ganó la gubernatura por el PAN. Cuando Yunes Linares comenzó a gobernar se afincó en Veracruz el Cártel de Jalisco Nueva Generación, grupo criminal al que se le atribuye la ola de violencia y matanzas que han ocurrido en los últimos meses en ese estado.
El propio Winkler fue señalado en varias reuniones de seguridad de tener pactos con el cártel de Nemesio Oseguera y de proteger a los principales operadores que han generado la violencia en Veracruz.
Se le atribuye, por ejemplo, la protección de los sicarios que perpetraron la matanza en la fiesta de Minatitlán, en abril de este año. De igual forma se le implica en omisiones graves para atender el caso del incendio en el centro nocturno “El Caballo Blanco”, tragedia que causó la muerte a 30 personas apenas hace una semana.
Este último evento confrontó a Winkler con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, pues nunca se pusieron de acuerdo si el delincuente apodado “la Loca” y que presuntamente participó en la tragedia de “El Caballo Blanco”
había sido detenido y después liberado por la fiscalía estatal o por la Fiscalía General de la República.
Cuitláhuac le pasó mal el dato al presidente al decirle que Winkler había dejado ir a “la Loca” cuando en realidad había sido la Fiscalía General de la República la que, extrañamente, lo había puesto en libertad por falta de pruebas. El propio criminal lanzó un video a través de las redes sociales en el que se deslindó de lo ocurrido en el prostíbulo de la ciudad de Coatzacoalcos.

Lo cierto es que la tragedia de “El Caballo Blanco” y los dimes y diretes generados por “la Loca” confrontaron por enésima vez al gobernador García Jiménez con Jorge Winkler, quien en más de una ocasión fue señalado de proteger las espaldas de su jefe, Miguel Ángel Yunes Linares.

Y, en efecto, como empleado de Yunes Linares Winkler asumió la Fiscalía del Estado por un lapso de nueve años para limpiar los expedientes de su patrón, quien además está acusado de peculado, lavado de dinero y delincuencia organizada ante la Fiscalía General de la República.

Uno de los casos más escandalosos contra Yunes es la asignación de un contrato amañado para colocar miles de cámaras en el estado, supuestamente para reforzar la seguridad pública, que terminó en un embrollo que le costó al gobierno de Veracruz la pérdida de unos 300 millones de pesos.

Sobre Yunes Linares también pesa la acusación de haber pactado con el cártel de Jalisco Nueva Generación, grupo criminal al que le asignó el control del estado, pero no pudo evitar la violencia: durante los dos años que gobernó Veracruz hubo más de mil crímenes, todos mediante violencia de alto impacto, que no pudo detener a pesar de que durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón estuvo al frente de las principales tareas relacionadas con la seguridad pública.

De igual forma se le acusa de no reintegrar al patrimonio de Veracruz los bienes asegurados al exgobernador Javier Duarte de Ochoa –casas, hoteles, ranchos, mansiones, dinero en efectivo, obras de arte y joyas –sino que mediante notarios se habría quedado con buena parte de este patrimonio presuntamente adquirido con dinero público.
Actualmente, Yunes Linares pugna por mantener el control de la dirigencia estatal del PAN porque quiere lograr su objetivo, en el 2024, de imponer como gobernador a su hijo, Fernando Yunes Márquez, quien perdió las elecciones en julio de 2018.

Tras la destitución de Jorge Winkler como fiscal de Veracruz se podrían reactivar todas las denuncias que existen en contra del exgobernador Yunes y excolaboradores por desvío de recursos, peculado, enriquecimiento ilícito, entre otros, que Winkler mantuvo por varios meses en la congeladora.
En lugar de Winkler, el Congreso de Veracruz nombró como Fiscal General del Estado a Verónica Hernández Giadans, quien fungía como directora jurídica en la Secretaría de Gobernación.

De acuerdo con algunas fuentes consultadas, el gobierno de Veracruz se sacudió una verdadera pesadilla con la destitución de Jorge Winkler, pues de paso también se quitaron de encima a Miguel Ángel Yunes, quien hace algunos meses comenzó sus tareas con miras a conformar una poderosa plataforma electoral para ganar las elecciones en el 2024.
Es posible, también, que la Fiscalía General de la República empiece a avanzar en las investigaciones por delitos federales que pesan en contra del exgobernador, quien es señalado de imponer “por un capricho personal” a Winkler en la Fiscalía estatal.
Yunes Linares tiene una historia negra: fue señalado de formar parte de una red de pederastia junto al empresario Succar Kuri, Kamel Nacif y el exgobernador de Puebla, Mario Marín. Los amplios relatos que los vinculan en estas prácticas de pornografía infantil y otros delitos se hallan documentados en el libro “Los Demonios del Edén”, publicado por la periodista Lydia Cacho.

En la red de pederastia también se implicó a Emilio Gamboa Patrón, político yucateco que desde el sexenio de Miguel de la Madrid se ha visto envuelto en escándalos de corrupción y hasta de presuntos vínculos con el narcotráfico, sin embargo, siempre ha salido airoso debido al “pacto de impunidad” que por años lo ha protegido.

Con la destitución de Jorge Winkler se espera que la Fiscalía del Estado retome las investigaciones por crimen organizado que, se asegura, el ahora exfiscal mantuvo archivadas a fin de que se encarcele a los responsables de la criminalidad que priva en Veracruz y que, particularmente, es causada por los cárteles de Los Zetas y el de Jalisco Nueva Generación.

Ambos grupos criminales –con amplias ramificaciones en todo el estado –se han posicionado como los amos y señores del crimen: manejan los secuestros, piratería,trata de blancas, tráfico de personas, control de giros negros, entre otros delitos, que les reditúan ganancias multimillonarias en la plaza de Veracruz.

Ambos grupos criminales cuentan con aliados en las presidencias municipales y en las policías, por lo que se espera que la nueva fiscal General lleve a cabo una limpieza en todas las áreas de gobierno. De otro modo, su tarea estará condenada al fracaso.

Share on Google Plus

About La Opinión de México

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 Comments:

Publicar un comentario

Entradas populares

LO MÁS POPULAR