DESGASTE POLÍTICO DE AMLO; GOBIERNO INCOMPETENTE



*Desatinos e incompetencia predominan en las acciones del nuevo gobierno. En el caso del desabasto de gasolinas, el presidente López Obrador, la secretaria de Energía, Rocío Nahle y el director de Pemex, Octavio Romero, han evidenciado su incapacidad para restablecer el suministro y evitar mayores pérdidas económicas, además de ocultar cifras sobre las compras de crudo ligero a Estados Unidos; en una falta total de oficio político, la titular de Gobernación, Olga Sánchez, justifica la inasistencia al Congreso de los responsables del área energética diciendo que “atravesamos una emergencia y hemos dormido solo cuatro horas”. Sobre la creación de la Guardia Nacional, las consultas apoyadas por Morena fueron un error de estrategia al generar mayor rechazo al cuerpo de seguridad.

STAFF LA OPINIÓN DE MÉXICO

Ciudad de México.- Llegó a Palacio Nacional luego de manejar a su antojo los hilos de la política y la administración pública durante los meses previos a su toma de protesta y de haber tomado decisiones de trascendencia para el país pese a no ocupar todavía el cargo de presidente de México, todo ello lo logró a través del control en ambas cámaras del Congreso de la Unión.

Tal vez la primera contradicción del presidente López Obrador fue otorgar el perdón y olvido a los corruptos de los gobiernos de Peña Nieto, Felipe Calderón y Vicente Fox, un hecho en el que la ciudadanía no estuvo de acuerdo, pues durante su campaña prometió cárcel para todos los que hubieran incurrido en actos de corrupción.

Igual se puede calificar como una incoherencia su propuesta de la Guardia Nacional con mando militar, cuando en repetidas ocasiones durante su campaña dijo que regresaría a los militares a los cuarteles.

Al final de cuentas ordenó a su bancada Morena –mayoría en el Congreso- que se cambiara por un mando civil para quedar finalmente en que serían dos mandos: uno militar y otro civil.

La propuesta es que en lo administrativo la Guardia Nacional dependa de la Secretaría de Seguridad Pública y, en la parte operativa esté adscrita a la Secretaría de la Defensa, lo cual ya estaba contemplado en el dictamen de reforma constitucional aprobado en comisiones en diciembre pasado.

La Guardia Nacional está pagando los errores y ocurrencias del presidente Andrés Manuel López Obrador. Su discurso de camoaña empedró el camino a la nueva corporación con mando y cuadros militares como el único camino en la nueva estrategia de seguridad.

Las audiencias públicas fueron otro desacierto en la estrategia del presidente y su gabinete de seguridad porque los sectores que apoyaban la creación de la Guarida Nacional perdieron la batalla política contra quienes se han opuesto a esa corporación.

Lo paradójico es que si bien la bancada de Morena en la Cámara de Diputados está obligada a aprobar la iniciativa presidencial, a la hora de las discusiones algunos morenistas apoyan a los opositores, como es el caso de la diputada Tatiana Clouthier, muy cercana al presidente López Obrador.

Un tema en que se ha demostrado la incompetencia del nuevo gobierno es el referente al combate al robo de combustible, conocido como huachicoleo, pues no contemplaron las afectaciones a la población por el desabasto en las estaciones de servicio y el riesgo de paralizar la actividad económica del país. El descontento por el desabasto es generalizado.

Si bien hay gente que apoya sus medidas, es un hecho que toda la población ha resultado afectada y lo peor, de prolongarse esta situación habrá pérdidas millonarias para el sector comercial,

industrial y el campo. Hasta el momento las pérdidas se estiman en 15 mil millones de pesos.

El proceso de desgaste de la figura del presidente de México se ha acelerado. El problema es que comenzó a interferir en la vida política con demasiada anticipación, pues su influencia en la toma de decisiones en temas relevantes para el país se vio muy marcada desde antes de llegar a Palacio Nacional.

La cancelación del aeropuerto en Texcoco, la reducción de los salarios de la alta burocracia tomando como referencia el nivel de un sueldo autoimpuesto por el presidente de México, la reubicación de las secretarías de Estado, los despidos masivos de personal de confianza y de honorarios en la burocracia, los amagos y el sometimiento al Poder Judicial –incluidos los grupos de agitadores que envió a la Suprema Corte- son sólo botones de muestra de cómo las decisiones bastante cuestionables han venido desgastando su imagen.

El desabasto de las gasolinas fue la gota que derramó el vaso. La incompetencia demostrada por la secretaria de Energía, Rocío Nahle y el director de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero ante el desabasto de combustible en al menos 10 entidades del país, es inocultable.

Sus determinaciones no pueden ser consideradas diferentes a ocurrencias por la sencilla razón de que no ha demostrado tener un proyecto claro que indique el camino que se recorrerá como país.

A escasos dos meses de gobierno, podemos decir que más allá del discurso repetitivo y añejo, no hay nada nuevo entre el López Obrador de Morena y el presidente de México.

Lo señalado por el constitucionalista Diego Valadés, en el sentido de que AMLO carece de un proyecto político que le permita operar sin mayores complicaciones la separación del poder político del económico, no está nada alejado de la realidad.

El gobierno de López Obrador podría irse al fracaso si no cuenta con la participación conjunta de su gabinete y del Congreso, aun cuando su partido es mayoría en ambas cámaras, pues en el caso del

Senado de la República hay severas diferencias entre sus principales operadores: Ricardo Monreal y Martí Batres.

Ocultan cifras precias sobre importaciones de crudo ligero de EU

Una constante en el discurso del presidente López Obrador ha sido el enfrentamiento con la prensa crítica, a la que califica de “fifí” por el hecho de cuestionar algunos de sus programas y no compartir sus puntos de vista o simplemente por pensar diferente.

El presidente de México afirmó en días recientes que un artículo de The Wall Street Journal sobre la importación de gasolinas procedentes de Estados Unidos tiene "información equivocada", avivando una disputa con el rotativo.

"Es información equivocada. Me da hasta pena decirlo por aquí, pero no tiene fundamento. Se precipitaron, tenemos los datos", aseguró.

Un artículo firmado por el reportero Robbie Whelan del periódico estadounidense destacó, con base en datos de la empresa ClipperData, una disminución sustancial en las compras de crudo ligero desde Estados Unidos.

Whelan afirmó que Pemex nunca le proporcionó los datos solicitados.

"Fue una volada (una invención) y es muy lamentable que un periódico tan afamado publique una información que no obedece a la realidad. Y a las pruebas nos remitimos. Vamos a dar a conocer toda la información al respecto de cuánto se compra y se ha comprado en los últimos tiempos", indicó el presidente de México.

Sin embargo, pese a que el presidente se comprometió a proporcionar la información sobre las importaciones de crudo ligero procedente de Estados Unidos, hasta el momento no lo ha hecho, al igual que la secretaria de Energía, Rocío Nahle y el director de Pemex, Octavio Romero.

Los tres se comprometieron a entregarla –en media hora- durante la conferencia de prensa mañanera en que se abordó el tema de la información del Wall Street Journal.

Todo ello refleja incompetencia de los funcionarios responsables del área energética, porque es entendible que el presidente de México no conozca a detalle todos los temas y tenga las cifras a la mano, pero en el caso de Nahle y Romero es inaceptable que en momentos como los que atraviesa el país por la escases de combustible acudan a una conferencia de prensa sin los datos disponibles al momento.

El ocultamiento de tal información solo siembra la sospecha de que México en efecto redujo sus importaciones de crudo ligero de los Estados Unidos, lo que explicaría la razón por la que buques tanque con crudo ligero permanecen sin poder descargar desde el 9 de diciembre pasado cuando el cierre de ductos se dio hasta el 27 del mismo mes.

La incompetencia de Nahle y Romero

El descontento entre la población por el desabasto de gasolina está creciendo en la medida en que la crisis no puede ser solucionada, sobre todo cuando empieza a fluir información que demuestra los errores y la incompetencia al realizar la distribución de combustible.

Igualmente han salido a relucir decisiones equivocadas en la compra de combustibles, las cuales han influido en el desabasto que se sufre desde hace ya dos semanas y que está generando alrededor de 15 mil millones de pesos en pérdidas económicas.

Son evidentes los errores de comunicación de la Presidencia de México, la Secretaría de Energía y Petróleos Mexicanos y de planeación sobre cómo distribuir la gasolina sin afectar en la menor medida a la población.

Lo más preocupante es que esta crisis de desabasto se inscribe en un panorama de “venezonalización” en México, es decir los señalamientos de quienes advertían que la manera en que López Obrador gobernaría provocaría desabasto en los mercados.

En el Senado de la República los grupos parlamentarios del PRI, PAN y PRD calificaron de irresponsables e incompetentes a la secretaria

de Energía, Rocío Nahle, y al director de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

Los dos funcionarios han demostrado ineptitud y desinformación, convirtiendo una buena intención como es el combate al “huachicoleo” en un verdadero desastre para los mexicanos.

La oposición denunció que Petróleos Mexicanos es el responsable de producir energéticos suficientes para la nación, por lo que su director (un ingeniero agrónomo) ha sido incapaz de garantizar el suministro a todos los rincones de la República.

“La Secretaría de Energía no ha atinado ni siquiera a tener al día la información que tranquilice a la sociedad, explique los orígenes de este desastre y brinde explicaciones sobre su solución”, señalaron.

En el Senado se preguntaron ¿Por qué desde el 9 de diciembre hay barcos atracados afuera de los puertos mexicanos, si hasta después del 27 de diciembre se cerraron los ductos?

¿Por qué no han informado el nivel de inventario de las Terminales de Abastecimiento y Reparto?

Los senadores de oposición señalaron que la información técnica es sustantiva para conocer hasta cuándo se prolongará el desabasto de gasolina, conociendo si hay reservas o no de combustible y si se ha dejado de importar petróleo ligero y gasolinas de Estados Unidos.

“¿Sí o no México ha dejado de importar crudo ligero durante diciembre y/o enero, crudo ligero, no de gasolina, porque el crudo ligero no lo produce México, producimos crudo pesado y cuando el crudo pesado se mezcla con el crudo ligero que importamos es cuando se puede activar el funcionamiento de las refinerías”, plantearon legisladores de oposición.

Con letreros en los que se leía “den la cara”, o demandas cómo saber si se importará gasolina de Venezuela, diputados del PAN demandaron a los ausentes: Rocío Nahle, y Octavio Romero, que informen cómo resolverán el desabasto de gasolina.

En el colmo de la inexperiencia y falta de oficio político, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo que si los titulares de Energía y Pemex no acudieron a la reunión con los

legisladores para informales de las alternativas para restablecer el suministro, es porque “atravesamos por una emergencia y solo hemos dormido cuatro horas”.

El de López Obrador es un gobierno en el que predominan la incompetencia y los desatinos, donde la figura presidencial es el centro de todo el quehacer público y político, rodeada de funcionarios con poco o nulo oficio como servidores públicos. Una administración que a dos meses de estar en funciones enfrenta un notorio y acelerado desgaste

---oo0oo---
Share on Google Plus

About La Opinión de México

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

1 Comments:

  1. Lectura de flojera, ya resígnense. Trabajemos juntos para que nos vaya bien a todos.

    ResponderEliminar

Entradas populares

LO MÁS POPULAR