DESAFÍO


*Fraudes Invisibles

*Colores en Rebaja

Rafael Loret de Mola/La Opinión de México

– – – – – – – – – – – – – – –

       El mayor fraude que se comete contra la ciudadanía inerte no es el fraguado por los operadores del establishment, quienes juegan a las encuestas como si de barajas se tratara, ni los descarados rebases de campaña en el filo de la complicidad con el poder del narcotráfico, la verdadera fuerza que inhibe a alcaldes –conozco el video de uno de San Luis Potosí, arrodillado ante un capo de segunda pidiéndole clemencia y orientación-, sino el ofrecer lo que es imposible cumplir, en los hechos, elevando frustraciones y rencores hasta el límite de los estallidos.

        Ya hemos dicho que la falta de tubos de escapes provoca no sólo el anquilosamiento de la maquinaria del sistema sino tiende, sin remedio, a su explosión al acumularse los gases de la impotencia y la rabia, cada vez mayores, aunque la carrocería no muestre sino complacencias en los hombres que manejan al país por cuanto al temor manifiesto, o la conformidad cobarde, de la mayor parte de la ciudadanía. Si no hubiese tal ostracismo, hace tiempo nos hubiéramos librado de la vergüenza de ser gobernados por rufianes de cuello blanco, peores a los financieros especuladores que siempre ganan con el dolor ajeno y la esclavitud de los demás. Vean a los mineros y a los obreros de la construcción, entre muchos gremios apergollados.

       Es un fraude, sí, pretenden ganar una elección presidencial, convocando a millones, cuando no se cuenta con estructura suficiente para cubrir de representantes al cien por ciento de las casillas que habrán de instalarse el próximo año para dirimir la contienda; si en 2012 fueron 242 mil quinientas, en 2018 fluctuó entre las 260 mil y las 300 mil mesas electorales, máxime que el Padrón fue mayor, por primera vez, a los 85 millones de mexicanos, de los cuales votaron, según calculamos, casi el setenta por cierto, esto es unos 54 millones de electores si bien nos va; otra cosa sería el colapso, para arriba o para abajo.

        Por eso preocupa que el INE reduzca militancias severamente, no en el caso del PRI, con estadísticas infladas siempre –se registraban 8 millones y finalmente ahora la lista de afiliados quedó en poco más de un millón 500 mil, una caída extrema, sino en los absurdos, como el del PRD en franca caída, que mantiene ¡cinco millones 200 mil simpatizantes inscritos! Tal es, sencillamente, poco creíble si anotamos que al PAN, luego de la desbandada del 2012, se le reconocen 325 mil elementos de base y a MORENA ya se le reconocen poco más de tres millones según los datos del INE. Una verdadera trampa.

        Con estas expectativas, el PAN y MORENA no habrían podido cubrir con sus representantes, salidos de la militancia, las casillas que se instalaron, considerando dos elementos por cada una, dejando los vacíos que hicieron posibles los fraudes en Coahuila y el Estado de México en 2017 en las narices de los dirigentes, precisamente, del PAN y MORENA, respectivamente.

        LA ANÉCDOTA

       La tragedia terrorista en Barcelona, el jueves 17 de agosto de 2017, permitió al rey Borbón y al franquista Mariano Rajoy asomarse por el Templo de la Sagrada Familia de Gaudí, por un instante, tratando de llevar agua a su molino a un mes del plebiscito independentista; el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ahora en un exilio de caricatura, se mantuvo en plano discreto.

        A pocas horas, en la plaza de toros de Bilbao, en el separatista País Vasco, un lidiador español, Antonio Ferrera, fue abucheado por pretender colocar banderillas con los colores de España; y así lo declaró a la televisión considerando que tal había sido un agravio de una magnitud similar a las muestras de protesta de hace más de veinte años.

       Y, finalmente, otro matador, mexicano, Joselito Adame, apremió a sus cuadrillas a poner los palitroques con el tricolor de nuestro lábaro. Nadie se incomodó. ¿Será que quieran unirse a nuestro país? Jajajaja. No, sencillamente ni siquiera sabían que el verde, blanco y rojo es la enseña liberada de España que dio simbolismo al naciente México hace más de 200 años. Una cuestión de cultura o, más bien, de incultura.   
Share on Google Plus

About La Opinión de México

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 Comments:

Publicar un comentario

Entradas populares

LO MÁS POPULAR