¡ARDE MICHOACÁN!


Ricardo Ravelo/ La Opinión de México

El CJNG le declara la guerra a El Abuelo, un capo que estuvo preso y lo dejaron ir

Tras la matanza de 19 personas en Michoacán, el viernes 9, lo que sobreviene es una narcoguerra por el control de ese estado estratégico para el tráfico de drogas.

En medio de la indiferencia oficial –“Estamos atacando las causas, no vamos a reprimir a nadie”, dice el presidente de la República –el crimen organizado aprovecha este vacío legal y político para levantar sus armas y anunciar ajustes de cuentas, matanzas y persecuciones en Michoacán, sin que existe --hasta ahora --una acción gubernamental ante lo que parece una nueva oleada sangrienta en esa entidad del Pacífico mexicano.

El Secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, no ha dicho una sola palabra respecto de la carnicería que vivió Michoacán el pasado viernes, las balas por encima del discurso gubernamental. La Guardia Nacional, después de la detención accidental de Nazario Mazari, El Carrete, en Guerrero, no ha implementado ningún operativo con el fin de frenar la nueva arremetida que anunció el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) a través de un video difundido en las redes sociales.

El miércoles 13, el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) difundió un video estremecedor de 45 segundos: 18 sujetos armados con rifles de alto poder y con el rostro cubierto anunciaron su arribo al municipio de Tepalcatepec, Michoacán, con el objeto de localizar y asesinar a Juan José Farías Álvarez, El Abuelo, aparentemente como consecuencia de una traición que golpeó los intereses criminales de Nemesio Oseguera, El Mencho.

En el video, se escucha la voz de uno de los sicarios que anuncia lo que será su tarea en Michoacán:

“Buenas tardes gente del Tepalcatepec y sus alrededores, somos el Cártel de Jalisco Nueva Generación del señor Mencho, les informamos que el pleito no es con el pueblo, nosotros vamos a pelear en contra de El Abuelo y de todo aquel que levante un arma a favor de El Abuelo”.

La voz añade:

“La guerra contra El Abuelo se da luego de que apoyó a Poncho de los Reyes, mejor conocido como El Comandante Poncho, un exautodefensa en 2014”.

El Ejército de El Mencho grabó el video tan pronto arribaron a suelo michoacano, donde el viernes pasado se suscitó un enfrentamiento entre el CJNG y “Los Viagras”, brazo armado del cártel de Los Caballeros Templarios, con un saldo de 19 muertos cuyos cuerpos fueron colgados y descuartizados.

En el fondo de esta declaración de guerra subyace una traición aparentemente cometida por Juan José Farías, El Abuelo, que agravió a El Mencho.

Juan José Farías –señalado como pieza del CJNG –fue detenido por elementos de la Marina en mayo de 2018, bajo los cargos de portación de arma y tráfico de metanfetaminas.

Al implementarse un operativo en Michoacán, en ese año, los marinos capturaron a El Abuelo, pero después dieron una versión diferente que alteró los hechos reales y, en consecuencia, la historia que recibió el juez que conoció del caso.

En la audiencia realizada, la defensa de El Abuelo demostró que la camioneta en la que iba el presunto integrante del CJNG también se encontraba un niño y una mujer.

En realidad, los marinos dispararon contra una camioneta desde dos helicópteros que sobrevolaban el área, lo que ocasionó que el vehículo se calcinara, según lo acredita un video presentado por la defensa. Pero dicho vehículo no era de El Abuelo.

En realidad, la aprehensión de Juan José Farías ocurrió antes de que fuera reportado por los marinos. El detenido presentaba heridas causadas por las esquirlas que rebotaron del pavimento.

Ante el cúmulo de inconsistencias, verdades a medias y alteraciones de la versión oficial, el juez decretó la liberación de Farías, a quien la PGR acusó de delitos contra la salud, pues este personaje se dedica desde hace varios años a la distribución de metanfetaminas. Además, también se le acusó de portación de arma de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

En realidad, la Marina había falseado el informe sobre la captura de El Abuelo, pues se acreditó que cuando dispararon desde un helicóptero en realidad acribillaron a una familia de Tamaulipas cuando pasaba por el lugar equivocado, pero presentaron este operativo como parte de las acciones para detener a Farías. De acuerdo con la defensa, la PGR sólo pudo acreditar el uso de arma prohibida en contra de El Abuelo. Por eso fue liberado en corto tiempo.

Tras su liberación,  Juan José Farías regresó a Tepalcatepec, ahí donde ahora es buscado por sicarios del CJNG.

En 2018, El Abuelo fue recibido con música por parte de los pobladores de esa demarcación, un festín que duró varios días. La gente mostró su alegría por la liberación de Farías de la misma forma en que se manifestó con violencia el día que lo detuvo la Marina: realizaron bloqueos y quemaron vehículos en señal de protesta.

Su historia es larga en el crimen organizado: Se le relaciona con el narcotráfico desde hace unos veinte años, cuando fue vinculado al cártel de los hermanos Valencia, grupo criminal en el que también militó Nemesio Oseguera.

Todo indica que la guerra entre El Abuelo y El Mencho lleva algún tiempo, ya que el año pasado, tras la liberación de Farías, fue detenida Rosalinda González Valencia, esposa de Oseguera, a quien la PGR acusa de estar dedicada al lavado de activos dentro de la organización de su marido.


En 2014, El Abuelo fue blanco de un fuerte escándalo cuando se difundió un video –que se hizo viral en las redes sociales –en el que aparece reunido con Alfredo Castillo, entonces Comisionado del gobierno federal para alcanzar la paz en Michoacán, proyecto que, por cierto, terminó en un fiasco.

La guerra que declara el CJNG a El Abuelo, de acuerdo con el video de 45 segundos difundido ayer en las redes sociales, es porque, según los sicarios, Farías le otorgó su apoyo a Alfonso Fernández Malagón, mejor conocido en el mundo del hampa como “El Comandante Poncho”, exlíder de las autodefensas en el municipio de Los Reyes, y quien actualmente controla la producción de drogas en ese municipio.

La irrupción del CJNG en Michoacán, pero particularmente con el objetivo de matar a El Abuelo, recuerda la arremetida de ese grupo criminal en Veracruz, en el año 2012, con aquel grupo armado conocido como Los Mata Zetas, que no eran más que sicarios que arribaron a ese estado para limpiar la plaza. En aquel momento, Los Zetas eran el cártel poderoso en Veracruz y estaban enfrentados con Nemesio Oseguera.

El resultado de aquella guerra fue una oleada de violencia imparable que duró varios meses, dejó al menos unos 1,500 muertos, entre ellos, a muchos periodistas que fueron relacionados con “Los Zetas” y, por ello, fueron vistos como enemigos del CJNG.

Frente a la amenaza del CJNG en Michoacán, el gobierno federal se mantiene en silencio. El presidente Andrés Manuel López Obrador sólo dijo, el lunes 12, que su gobierno está atendiendo las causas que originan el crecimiento del crimen organizado, pero reitera que no actuará con violencia ni con represión, como en el pasado.

Ante esta posición, a todas luces indiferente, el gobierno federal cierra los ojos ante los crímenes perpetrados por el narcotráfico, lo cual bien puede interpretarse como impotencia o abierta complicidad con el crimen organizado que azota al país.
Share on Google Plus

About La Opinión de México

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 Comments:

Publicar un comentario

Entradas populares

LO MÁS POPULAR